Rafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en Ibiza

Escrito por: -

Rafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en Ibiza

Rafa Nadal ha decidido pasar página después de haber perdido la final de Wimbledon ante Novac Djokvic y, con esa final, el número 1 del ránking mundial. Pero Nadal es consciente de que no se puede ganar siempre y se ha plantado en Ibiza (como todos los famosos este año) para relajarse con unos amigos en un yate de lujo.

El mallorquín, que ya ha cumplido los 25 años, ha vuelto a presumir de cuerpazo y de músculos con un bañador negro: con esos brazos podría protagonizar películas de acción. Verle lanzarse al agua y subir las escalerillas del yate es todo un espectáculo.

Mientras algunos medios insinúan que su derrota está relacionada con una lesión en el pie izquierdo que podría tenerle alejado de las pistas durante 6 semanas, Nadal hace oídos sordos y se relaja jugando con sus amigos en el mar.

En esta escapada no ha participado su novia Xisca curiosamente, y eso que generalmente le acompaña a todas partes. Habrá sido para echarse un poco de menos, que eso siempre sienta bien. Afortunada Xisca…

Rafa ha sido siempre un gran fan de Ibiza. De hecho, el tenista hace una escapada a la isla casi cada año y en el año 2009 incluso empezó a edificarse una casa en la isla para pasar las vacaciones que le costará la friolera de más de 7 millones de euros y que funcionará con energía solar No sólo es uno de los deportistas españoles más exitosos, sino que encima tiene conciencia ecológica. ¡Olé!

Rafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en Ibiza
Rafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en IbizaRafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en IbizaRafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en IbizaRafa Nadal se consuela de la derrota de Wimbledon presumiendo de músculos en Ibiza

Vía | www.dailymail.co.uk

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!