Keira Knightley recurre al vodka para superar las escenas de sexo

Escrito por: -

Keira Knightley le da el vodka para las escenas de sexoEn pantalla, todo parece muy natural, muy buscado y muy sencillo. Pero ponte en su lugar. Estás desnuda, atada en la cama boca abajo, y un señor al que has visto solo un par de veces está a punto de soltarte cachetes con una pala en el culete. Y además, tienes a varias decenas de personas del equipo técnico mirando todo lo que pasa. Que no, que es normal que Keira Knightley tenga que tomarse unos chupitos de vodka antes de rodar esta escena.

Lo confesó la actriz a raiz de su participación en Un Método Peligroso, la película de David Cronenberg en la que comparte protagonismo con Michael Fassbender y Viggo Mortensen. En ella, tiene que pasar por la escena que te he descrito antes, y aunque Kiera estaba encantada con el personaje, no se veía capaz de afrontarla.

Tomé dos chupitos de vodka antes de ponerme a rodar la escena, y un par de copas de champagne como celebración por no tener que hacerla nunca otra vez - Kiera Knightley (Traducción Libre)


Y es que la joven de 26 se atreve con todo lo que haga falta, pero las escenas subidas de tono le dan cierto repelús. Tanto, que estuvo a punto de rechazar este papel por esa única escena. Y mira que trabajar con David Cronenberg es un plato de gusto para la mayoría de los actores de todo el mundo. Aunque sea rarito.

Cuando leí el guión, pensé: este guión es fantástico, y es David y yo realmente quiero trabajar con David, pero yo leí esas dos escenas y pensé que no sabía si podría hacerlas, porque estamos en la época de internet, esto estaría en todas partes y yo no quería estar ahí fuera. - Kiera Knightley (Traducción Libre)

Dicen que incluso amenazó a Michael Fassbender antes de rodar, avisándole que tenía un guardaespaldas fuera y que le rompería las piernas si la tocaba realmente. El actor, cuentan también, tenía más bien una pose que venía a decirle que, atada como estaba y a su merced, no tenía nada que decir sobre el tema.

Pero esto es cine, y pese al miedo y a los lingotazos de vodka, todo es mentira, así que Michael se dedicó a pegar muy fuerte con su pala… a una caja que estaba estratégicamente escondida junto a la actriz. Así que no hubo que lamentar moratones en la parte de sentarse de Kiera, y todo pasó rapido, y sin que hubiera que lamentar ningún incidente.

Y es que, como le había dicho el director, la escena no tenía nada que ver con estar sexy, sino con la parte clínica de la trama, que teniendo a Sigmund Freud y a Carl Jung, los padres del psicoanálisis como protagonistas, la cosa iba más de otra cosa. Y mira lo que bien que les ha ido al final.

Vía | www.showbizspy.com

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!  
 
 

© 2004-2014 Blogo.it, algunos contenidos registrados bajo licencia Creative Commons.
Para más información sobre oportunidades publicitarias y proyectos especiales en Blogo por favor, contacte con el equipo comerical de Populis International Ltd.

Blogo es una marca afiliada a Blogo.it. Oficina registrada Tribunale di Milano n. 487/06, P. IVA 04699900967.